Idioma
Región
Call us on +55 31 97121 3374
Acceso de clientes

Innovación impulsada por la experiencia del usuario

Cómo escuchar a nuestros clientes ha generado eficiencias con la clasificación hidráulica.

Los ingenieros siempre estamos aprendiendo de la experiencia humana; se trate de cómo utilizamos nuestros autos, de interactuar con un sitio web o incluso, de nuestras plantas de lavado de arena.

Acabamos de lanzar un nuevo sitio web de CDE, y su desarrollo ha sido impulsado por la necesidad de comprender las experiencias de nuestros usuarios, aprender de ellos y diseñar una solución que satisfaga sus necesidades y expectativas. Este proceso me hizo pensar en cómo nuestros ingenieros y diseñadores impulsan la innovación para mejorar la experiencia de usuario de nuestros clientes ofreciendo mejoras graduales o cambios transformadores.

Me gustaría comenzar esta serie de innovación con mi colega, Kevin Vallelly, director de ingeniería, y demostrar cómo comprender la experiencia del usuario les permite a nuestros equipos impulsar la revolución a través de la innovación. 

En este blog, explicaré las eficiencias que hemos logrado a través de nuestras innovaciones en la clasificación hidráulica de arenas de vidrio, arenas de fractura y arenas recicladas.

Clasificación hidráulica

La clasificación de contraflujo es el arte de impedir que se hunda algo que debería hundirse, durante el tiempo suficiente para favorecer que flote algo que normalmente no flota. 

En el mundo del lavado de materiales y minerales, esta clasificación nos ayuda a lograr tantas funciones de procesamiento que ya se volvió una característica habitual en muchas de nuestras soluciones. A lo largo de los años, la hemos utilizado para eliminar lignito, mica, hidrocarburos y contaminantes orgánicos, y para deslamar la arcilla. La hemos utilizado para dividir arenas destinadas a la producción especializada, como la arena de mortero, la arena para canchas de golf o la arena de fractura, y nos ha servido para extraer los granos más gruesos (300-600 micras o N.º 30-N.º 50) con el fin de lograr la especificación del concreto. Ojalá fuese tan fácil extraer granos de otro tipo, ¿no?

Habiéndome trepado a suficientes clasificadores a lo largo de los años (para observar la clasificación o para conseguir mejor señal con el teléfono), comencé a preguntarme: si los clasificadores de corriente horizontal logran algunos cortes en la gradación, ¿por qué nosotros no?

Cada vez que se procesa un material, se generan gastos. Puede ser debido a la potencia de la bomba, el desgaste de un componente o de una tubería, otro rodamiento que se debe engrasar o una planta que necesita acceso con pasillo. Mediante el análisis de cada etapa de este proceso y la comprensión de las experiencias de usuario de nuestros clientes, comenzamos a ver dónde podíamos eliminar pasos para reducir el gasto de capital y el impacto de los costos operativos, y mejorar los materiales de producto final. 

Esta comprensión permitió a nuestros ingenieros volver a imaginar cómo se podría configurar y adaptar nuestra solución de clasificación existente. La innovación posterior nos permite tanto deslamar el material (extrayendo el de 0-150 micras o 0-N.º 100) como crear un punto de corte específico (alrededor de 300-700 micras o N.º 25-N.º 50), con lo que se obtienen dos soluciones del mismo sistema y se generan eficiencias reales en el proceso.

Producción de arena de vidrio

Producir la gradación correcta de arena de vidrio, con la pureza necesaria, es una solución comprobada dentro del catálogo de referencia de CDE. Sin embargo, esto generalmente requiere una combinación de clasificación hidráulica y cribado para lograr la especificación de producto requerida. Cumplir con los requisitos de alta tolerancia de la arena de vidrio normalmente requiere múltiples procesos, por lo general, tratamientos de cribado y clasificación de material fino. 

Sin embargo, con este enfoque de clasificación hidráulica más novedoso, nuestro procedimiento puede deslamar o eliminar el limo del material en la corriente del producto de arena de 0-125 micras (N.º 0-N.º 120) durante la primera etapa. Luego, la segunda etapa eliminará hasta 125-500 micras (N.º 120-N.º 35) de arena de vidrio y creará dos puntos de corte del material dentro de una alimentación de arena de vidrio fina, dentro del mismo sistema.

Los ahorros de espacio, de energía y operativos lo convierten en un medio más atractivo para lograr este producto final. Lo que es más importante es que permite que las materias primas, que antes se consideraban inadecuadas, se transformen en un producto comercialmente válido.

Las pruebas in situ no solo han demostrado la capacidad de procesamiento, sino también la precisión de la filtración. Desde la clasificación gruesa (700 micras/malla 25) hasta el deslamado básico, la solución ha demostrado que se pueden capturar y reintroducir grandes porciones de la gradación de forma controlada para lograr la especificación.

La capacidad de tonelaje de este sistema ha sido comprobada con las alternativas actuales y puede lograr eficiencias más altas, puntos de corte más gruesos e incluso, generar un producto adicional. El punto de corte más alto logrado cierra la brecha entre los clasificadores convencionales y las soluciones de cribado, lo que significa que se necesitan menos cribas o posiblemente, ninguna. Esto minimizará los procesos posteriores y la manipulación, como el cribado en húmedo o en seco. La naturaleza compacta de este proceso reduce el espacio requerido y el costo, lo cual evita la necesidad de pasarelas y tuberías, en comparación con soluciones similares del mercado actual.

La figura 1, a continuación, muestra los resultados de punto de corte típicos que podemos lograr. En este caso, se han diseñado materiales de alimentación únicos para fabricar arena de vidrio con especificaciones.


Producción de arena de fractura

La producción de arena de fractura generalmente se basa en el cribado para lograr las altas tolerancias de clasificación requeridas. Los cortes típicos, N.º 40-N.º 140, o incluso cortes más ajustados N.º 40-N.º 70 / N.º 70-N.º 140, requieren múltiples etapas de preparación antes de que el tamaño y la turbidez se puedan producir de manera segura. Al eliminar el paso adicional, las innovaciones de CDE en la separación hidráulica generan grandes ahorros antes del dimensionamiento seco final y la inyección en el pozo. 

Una precisión de fracción de tamaño más estricta mejora la eficiencia, lo que significa mayor rendimiento del producto final y menor desperdicio en estanques y sedimentos. La reducción de los requisitos de espacio y de energía generan ahorros importantes.

La eficiencia de nuestros resultados de clasificación hidráulica muestra separaciones de partículas precisas y eficientes, lo que reduce o incluso elimina la necesidad de procesos adicionales. 

Si bien cada sitio es diferente, se podría ahorrar entre un 5 y un 10% en gastos de capital y hasta un 5% en costos operativos, ahorros realmente considerables para la vida útil de la planta.

Producción de arena reciclada

Dentro de las aplicaciones de reciclaje, la necesidad de tratar la arena depurada; deslamar, filtrar y recombinar suele ser esencial para lograr la especificación. Las aplicaciones de reciclaje de CDE utilizan múltiples etapas para desaguar y descontaminar. Mientras que un sistema de clasificación de CDE convencional filtraría y deslamaría la arena, nuestra clasificación hidráulica nos permite hacerlo en el mismo sistema, creando tres productos finales distintos, sin necesidad de un segundo proceso de clasificación.

Podemos determinar dónde queremos alcanzar el punto de corte más alto (por lo general, 500-700 micras o malla N.º 25 - N.º 35). Esto permite filtrar y recombinar las imperfecciones en las gradaciones de excavación entrantes para garantizar que el material se mantenga dentro de las especificaciones. Esta fiabilidad de las gradaciones de los materiales ha sido esencial para garantizar la aceptación generalizada de la reutilización segura y responsable de estos productos reciclables. En cuanto a los materiales reciclados, es cierto que nunca se tendrá un control total sobre el material de alimentación, pero sí se puede tener un control sobre los productos finales. 

La capacidad de lograr estas gradaciones de arena, mientras se toma una corriente deslamada para un tratamiento posterior, crea otro ahorro de capital y costos operativos. 

En la siguiente fotografía, se muestra una configuración convencional para la descarga de producto dual.

El futuro

Pensar en la experiencia del usuario hizo que nos preguntáramos: ¿existe una forma aún más rentable de lograr el mismo objetivo?

Presentamos la clasificación hidráulica de dos etapas. Esta es una herramienta de CDE que nos permite ofrecer la solución correcta al mercado de una manera más enfocada en la experiencia del usuario, rentable, eficiente en el uso de agua, energía y espacio, y con bajo desgaste.

En CDE, fomentamos la innovación y alentamos a los innovadores. Siempre estamos buscando personas de mentalidad curiosa, que vean las cosas de manera diferente, para que se unan a nuestro equipo. Si crees que cumples con estos requisitos, visita nuestra página de vacantes para empleo y ponte en contacto.

Últimas noticias