Idioma
Región
Call us on +55 31 97121 3374
Acceso de clientes

En la cuerda floja de la sustentabilidad

Download

Ser realmente sustentable es como estar en la cuerda floja. Durante años, “ser sustentable” ha sido un sustituto de tener conciencia ambiental o ecológica. Era un argumento lineal: quien no estaba a favor, estaba en contra. Y, por mucho que todos queramos cumplir nuestra parte de dejarle un planeta sano a la próxima generación, la sustentabilidad tiene más matices. 

Hay dos lados para caer de esa cuerda floja... de un lado, puede morir por el consumo excesivo del medio ambiente en el que se encuentra: el argumento de la gestión ambiental. Pero del otro lado, puede morir por el consumo insuficiente y por no lograr la sustentabilidad económica, lo cual afecta el nivel de vida y el progreso de la población en general. Caminar en la cuerda floja requiere un sano equilibrio entre ambos. 

En su libro Economía rosquilla, Kate Raworth analiza esto de manera similar (y un poco menos dramática que mi cuerda floja) y propone que debemos procurar el equilibro entre la economía y el ambiente. Una gran lectura, ¡muy recomendada! 

En la segunda entrega de nuestra Serie de innovación, quiero explorar la dirección que podría tomar la sustentabilidad para nuestra industria, y cómo podemos hacer que funcione para todos.  

En nuestra comunidad, este equilibrio se logra a través de cuatro pilares clave: 

  • Sustentabilidad de recursos 
  • Sustentabilidad de equipos 
  • Sustentabilidad ambiental 
  • Sustentabilidad económica 

Hay que pensar en cómo cada uno afecta, a su vez, a nuestro equilibrio sustentable y cómo podemos mantenernos en la cuerda floja. 

Sustentabilidad de recursos

Enfrentemos los hechos: el mundo no está fabricando arena nueva; con el crecimiento de la población y el ritmo al que la consumimos, se está acercando silenciosamente a la lista de “materias primas en peligro de extinción”. Estamos enfrentando una crisis de arena global. Cuando ocurrió esta situación en la industria del mineral de hierro, los sitios que procesaban minerales de alta calidad tuvieron que adaptarse rápidamente al procesamiento de minerales de baja calidad (más sucios). Y con tantas regiones que restringen los permisos legales de nuevas canteras, es probable que ocurra lo mismo con la producción de arena y áridos. 

Conversé con Chris HillisDirector de Ingeniería Técnica de CDE, para saber sus opiniones sobre las fuentes de alimentación de arena y piedra de alto valor potencial que no se han tenido en cuenta. Estas son las opiniones de Chris.  

Los materiales que antes no se podían procesar, ahora sí, y esto abre la gama de reservas de alimentación que se pueden procesar técnicamente (y de forma rentable) para obtener arena y áridos de alto valor. Esto nos permite conservar los materiales vírgenes de la más alta calidad para las aplicaciones que lo requieren, como arenas para vidrio, arenas para deportes y la producción de hormigón especial. De hecho, nos permite “guardar nuestras balas” para cuando realmente las necesitemos y aprovechar al máximo cada tonelada de material virgen que se extraiga. 

Entonces, ¿cuáles son estas fuentes de alimentación?

Sobrecapa

Las pilas de sobrecapa tienen valor. Las reservas de alimentación de alto contenido de arcilla con partículas muy aglomeradas pueden seguir teniendo valor como productos de alta especificación. La arena y los áridos se pueden depurar, y es posible eliminar la arcilla fina no deseada. El contenido de material fino en el producto de arena final incluso se puede adaptar para volver a introducir el material <N.º 200 (7µm) a fin de maximizar el rendimiento del producto final sin dejar de cumplir las especificaciones.  

Dragado

La imperfección del dragado (tanto de la densidad de la pulpa como de las gradaciones) puede resultar complicada para generar productos finales confiables y, por lo tanto, un valor constante. Sin embargo, el procesamiento en húmedo permite a los operadores dividir las gradaciones, eliminar las no deseadas y recombinar las deseadas para producir valor.

Lo mismo ocurre con los proyectos de limpieza de dragado, en los que podemos encontrar mucho más que arena y áridos bajo el agua. En aplicaciones anteriores, recuperar arena y áridos fue la base de un caso de negocio rentable. Sin embargo, valiosos metales ferrosos y no ferrosos mejoran aún más el rendimiento comercial, y recuperar artefactos y arqueología puede aportar un aspecto cultural positivo al proyecto.

Alta contaminación orgánica

Muchas fuentes de alimentación inertes tienen alguna forma de contaminación orgánica. Suelen ser depósitos de cantera, pero al venir con mica natural, fuentes pesadas como el lignitoo otros elementos orgánicos livianos o carbón liviano, la capacidad de aislarlos y eliminarlos genera valor en un material donde antes no lo había. La contaminación orgánica ha demostrado ser sumamente dificultosa en algunas partes del mundo, y esperamos ver cómo el cambio legislativo se perfecciona y se impone a los proveedores de materiales de construcción.

Colas 

En muchas regiones, las técnicas tradicionales de procesamiento en húmedo solía significar (y aún significa) la necesidad de lagunas de residuos. Si bien los problemas de seguridad en torno a las colas mineras son un tema que está bien documentado y deberían ser de máxima prioridad, lo que quizás sea menos conocido es que las colas también contienen un valor considerable. 

Las técnicas más tradicionales no solo eliminarían el material fino y la arcilla, sino que aportarían el “fondo” de la arena a la laguna. Sin embargo, la solución reduce, en última instancia, la necesidad de las lagunas en general, lo que maximiza la recuperación de valiosos restos de material dentro de los acopios de arena, mientras se desagua el cieno/la arcilla de forma eficiente. 

El manejo sustentable de las colas es una necesidad para proteger el ambiente y avanzar hacia el cumplimiento de la legislación ambiental; las tecnologías innovadoras y los sistemas modulares de recuperación de colas también son razonables desde el punto de vista comercial y abren nuevos flujos de ingresos para los clientes. El tratamiento sustentable y responsable de las colas es beneficioso para todos. 

Residuos de construcción, demolición y excavación/suciedad/escombros/sitios de llenado/minera de vertedero: como dice el refrán, por lo que uno tira, otro suspira. 

Muchas canteras inactivas, más antiguas, aceptan diversos materiales inertes de llenado. Sin embargo, dados los permisos demorados o rechazados para abrir nuevas canteras, debemos considerar a estas canteras de relleno como recursos para la minera, nuevamente.

Lo que antes no tenía valor para procesar, o peor aún, era costoso desechar, en muchos casos ahora puede tener partes recuperadas para su reutilización. De modo que, antes de decir que algo no tiene valor, piense de nuevo, porque ensuciándose las manos, ¡se obtiene dinero!
Chris Hillis, Director de Ingeniería Técnica de CDE

Entonces, ¿cuáles son los otros tres pilares? 

Sustentabilidad de equipos

En las vertiginosas décadas del ochenta y el noventa, comenzó nuestra afición a la comodidad, y desde entonces ha crecido y se ha infiltrado en cada aspecto de la vida. Buscamos la gratificación instantánea; queremos las cosas sin demora y nos hemos convertido en una sociedad de “usar y tirar”. El mundo tiene fascinación por todas las cosas desechables. Un generador de dinero inteligente, creado por los proveedores de electrodomésticos porque hay un buen beneficio en vender productos de reemplazo en pocos años. Sin embargo, yo preferiría vivir en un mundo en el que el costo total de la vida útil de los equipos recayera en el fabricante. Y no solo el costo de capital inicial.  

En ese mundo, existirían los incentivos adecuados para que el fabricante ofreciera un producto que tenga el tamaño y las especificaciones correctas, que estuviera disponible durante la mayor parte de su vida útil, que durara el mayor tiempo posible y que requiriera la menor cantidad posible de repuestos. Yo compraría ese vehículo, esa máquina lavadora o esa unidad de aire acondicionado porque tendría un gran ahorro a largo plazo. 

Así es como funciona CDE

Los repuestos que ofrecemos no se diseñaron teniendo en cuenta los ingresos recurrentes. Descubrimos que es mejor negocio construir para el largo plazo y que nuestros clientes abran otro sitio porque el primero ha trabajado muy bien. Diseñamos gran parte del sistema para que esté naturalmente aislado del desgaste, de modo que su sustitución sea insignificante. Si esto no es posible, diseñamos las piezas de desgaste críticas, como las paletas Rotomax, un componente clave de AggMax, para que duren lo máximo posible (sin afectar su funcionamiento principal). Muchas de nuestras decisiones de innovación se toman para aumentar la longevidad de los equipos, en particular con nuestra gama de cribas atornilladas Infinity sin soldaduras.     

Los proveedores de la industria del procesamiento en húmedo cada vez utilizan más sistemas de software basados en aplicaciones para mejorar radicalmente la visibilidad y el monitoreo remoto de la planta. El paquete SmartTech de CDE, como ejemplo, permite a los operadores arrojar luz sobre el seguimiento del desgaste de las piezas, el tiempo de funcionamiento y la utilización de la planta. 

El acceso a estos datos permite mejorar los planes de mantenimiento y el reemplazo oportuno de piezas, lo cual mejora la eficiencia de la planta, la mitigación del desgaste y el tiempo de funcionamiento, lo que tiene un impacto positivo en la sustentabilidad de las plantas a largo plazo.

Sustentabilidad ambiental

Cuando hablo con los clientes, suelo preguntarles qué necesitan más en ese momento. La respuesta generalmente es camiones o conductores de camiones. ¡Otra materia prima que escasea!  

¿Y esto qué tiene que ver con la sustentabilidad ambiental? Con el problema de los camiones, las motivaciones económicas y ambientales se alinean... No se trata de cómo conseguir más camiones, sino de cómo hacer que los que tenemos rindan más.  

Si la carga de 20 toneladas de arena es lo que impulsa el caso de negocio, de allí viene la contribución al beneficio. Entonces, si podemos conseguir que un solo camión entregue tantas cargas de 20 toneladas por turno como sea posible, tiene más sentido comercial y genera los mayores beneficios ambientales.  

Esto se puede hacer a través de la localización de la cadena de suministro. CDE fue pionera en el reciclaje del procesamiento de materiales urbanos durante los últimos 20 años, y al hacerlo, hemos acercado mucho más el suministro de materiales al origen de la demanda. Con la optimización inteligente de las rutas, hemos permitido que ese camión entregue 20 toneladas de arena o áridos varias veces. Los impactos ambientales que esto puede generar son notables. Y lo realmente crucial es que, cuando se resuelve el problema económico, también se resuelve el ambiental. 

Por supuesto, no todas las canteras pueden estar al lado de la ciudad, y se seguirán necesitando largos viajes en camión, pero prolongamos el uso de nuestros recursos naturales más valiosos utilizando materiales reciclados de alta especificación que ya están disponibles en los límites de la ciudad. 

A diferencia de los recursos naturales limitados, el modo en que abordamos la sustentabilidad ambiental debe ser ilimitado. Nunca debemos dejar de intentar reducir nuestro impacto cotidiano personal y comercial; siempre debemos procurar mejorarlo. Creo que cada uno de nosotros da un gran paso adelante cuando trabaja de la manera más eficiente y local posible. Y a medida que las dificultades y los gastos de viaje y transporte se hacen más evidentes, la capacidad de llevar la oferta y la demanda (y las empresas que las atienden) a un nivel más local, seguramente se producirán ganancias ambientales y de eficiencia.


Sustentabilidad económica

Parece haber reticencia a mencionar la rentabilidad como parte del debate de la sustentabilidad: el tabú de la falta de ética, como si no se pudiera ser a la vez rentable y responsable con el ambiente. Sin embargo, esta paradoja es un mito. En lugar de que sean mutuamente excluyentes, dependen completamente una de la otra. El futuro del negocio demostrará que, para ser rentable, primero debe ser sustentable con el ambiente. Los aspectos ambientales, sociales y de gobierno corporativo influyen cada vez más en los proveedores de financiamiento y en los inversores. Los factores no financieros se ponderan como parte de su proceso de análisis para identificar los riesgos materiales y las oportunidades de crecimiento. 

La rentabilidad de nuestros clientes es una parte fundamental de ser sustentable; de lo contrario, nada de lo mencionado puede suceder, de todos modos. Afortunadamente, obtener valor de los recursos de baja calidad, maximizar la longevidad de los equipos e incorporar el reciclaje urbano para reducir los costos de transporte tienen mucho sentido comercial, por lo que la sustentabilidad económica (es decir, la rentabilidad) es una feliz consecuencia de la ejecución eficaz de los otros tres. El negocio para el bien es bueno para el negocio.  


Innovar para permanecer en la cuerda floja 

Hay una hoja de ruta de innovación de CDE para ayudar a los operadores de la industria a lograr este equilibrio y permanecer en la cuerda floja de la sustentabilidad. 

Nos dedicamos a las soluciones. Soluciones que responden a complejas cuestiones ambientales y a importantes consideraciones comerciales. Se hace en pocos niveles.  

En primer lugar, esto se logra a través de la mejora y la evolución de nuestras soluciones comprobadas, haciendo que sean más resistentes al desgaste, rentables, eficientes desde el aspecto energético y operativo, y garantizando que traten la altura y el agua (dentro del proceso) como materias primas preciosas. Ya sea a través de nuestra gama de cribas patentadas Infinity, que brinda mayor durabilidad y eficiencia energética al mercado de cribas de alta frecuencia, o del uso de software inteligente para medir la energía y minimizar el impacto en los costos operativos. 

Y, en segundo lugar, dar saltos hacia el futuro con más cambios transformadores: ampliar la escala de nuestra gama operativa para minimizar el costo por tonelada de procesamiento a niveles que nunca hemos visto o hacer cambios en nuestro proceso de reciclaje para producir la más alta calidad de productos finales de arena lavada y áridos que jamás hayamos logrado. 

Cumplir con los requisitos de infraestructura del mundo y trabajar para que todos tengan un nivel de vida razonable requiere una estrategia de adquisición a largo plazo, y que la cadena de suministro industrial trabaje de forma correcta, responsable y rentable. Con una mano amiga y orientadora podemos mantener nuestro equilibrio colectivo en la cuerda floja de la idoneidad. 

Juntos podemos garantizar que la sustentabilidad siga siendo prioritaria en todas nuestras agendas: no solo el deseo de proteger el planeta, sino el impulso de ser más eficientes y más locales, y de hacer que nuestros clientes, los clientes de nuestros clientes, y los clientes de los clientes de nuestros clientes, sean negocios más rentables y sustentables a largo plazo.